Los mejores colores para la identidad corporativa de una empresa

Este es el primer artículo de una serie que iniciamos con este post sobre diseño gráfico e identidad corporativa. En esta serie de artículos trataremos sobre diferentes aspectos importantes a tener en cuenta en el diseño de la identidad corporativa de una empresa.

Hoy empezamos con los colores para crear nuestra identidad corporativa.

¿Cuáles son los mejores colores para nuestra identidad corporativa?

Los colores en una identidad corporativa describen mucho sobre nosotros incluso sin saberlo. Por eso debemos tener en cuenta el significado de cada uno de los colores para transmitir exactamente lo que queremos: nuestros valores, nuestra filosofía, nuestro concepto de negocio…

Primero de todo debes hacerte esta pregunta ¿qué quiero representar con mi identidad corporativa? Dependiendo de lo que quieras expresar, elegirás unos colores u otros.

También debes tener en cuenta que el color de la identidad corporativa luego lo usarás para el logo, el cartel, los artículos de papelería… serán tu seña de identidad. Así que debes imaginártelos en cualquier contexto.

¿Qué significado tiene cada color?

Una vez sabes qué quieres transmitir en tu identidad corporativa, debes saber qué significa cada uno de los colores, para que vaya acorde el color con lo que quieres expresar.

A continuación enumeramos algunos de los colores y su significado para que puedas hacerte una idea de qué colores puedes utilizar, o bien, aquellos que quieres evitar a toda costa.

Amarillos: alegría, estimulo, optimismo, energía, diversión y espontaneidad.

Rojos: amor, pasión, actividad, acción, valor, dinamismo, calor y vitalidad.

Verdes: naturaleza, esperanza, fertilidad, reposo y juventud.

Azules: simpatía, armonía, anhelo, paz, tristeza, melancolía, inteligencia y sabiduría.

Naranjas: llamativo, exotismo, original, entusiasmo, euforia y acogedor.

Violetas: devoción, fe, vanidad, fantasía, profundidad y experiencia.

Ocres: se asocia con la tierra y significa calidez y firmeza.

Rosas: feminidad, romanticismo, ilusión, delicadeza y ternura.

Blancos: inocencia, unidad, honradez, pureza y ligereza.

Negros: elegancia, misterio, magia, conservador y poder.

Una floristería podría ser un establecimiento apropiado para el color amarillo dado que expresa optimismo y entusiasmo. El color rojo, sin embargo, podría identificarse con tiendas de tecnología y el azul con centros de formación o academias de idiomas. El verde congenia mejor con comercios de animales por identificarse con la naturaleza, parecido al ocre que podría utilizarse para centros de estética. Los colores clásicos como el blanco y el negro servirían para establecimientos de ropa y accesorios infantiles y para joyería de alta gama respectivamente. Un color más atrevido como el naranja se identifica con restaurantes asiáticos por su exotismo y, por último, el violeta simpatiza con perfumerías y el rosa con tiendas de ropa interior.

Elegir los colores para la identidad corporativa y que estos transmitan tus valores.

Sabemos que imaginar de la nada tu identidad es tarea difícil, pero ahora ya tienes por dónde empezar. Si te ha gustado el contenido, ¡no dudes en compartirlo!

Comparte en: